El pasado martes 15 de Julio de 2014, se finalizaron los trabajos de exploración y toma de datos para la topografía de la Cueva del Guadalora o Cueva del Nogal, en la Sierra de Hornachuelos.

El objetivo de esta última visita a la cavidad (en la que estuvieron 3 miembros del G40: Julio Guijarro, Carlos Rodríguez y Abén Aljama), además de dejar acabada la topografía, era el de resolver un par de incógnitas que se dejaron pendientes.

La primera de ellas estaba situada en la parte baja de la cavidad, donde un pequeño pozo llegaba tras un destrepe hasta unas enormes raíces de una higuera. Una vez abajo, otra pequeña galería en forma de fractura finalizaba en otro pequeño pozo en el que pudimos ver una rana, indicador claro de que el agua estaba muy cerca y de que posiblemente la cavidad continúe hasta el mismo río siguiendo por la galería que parte desde ese pozo y que no pudimos explorar debido al reducido tamaño de la oquedad. También en otras zonas bajas de la cavidad, donde se alcanza el nivel freático, se han visto pozas de agua con cierta profundidad que podrían llevar por galerías hasta el mismo río.

La segunda incógnita estaba situada en la parte en la parte alta de la cavidad, donde desde una pequeña boca localizada en la parte alta de una sala nos llevaba tras un destrepe a una bonita salita con formaciones blanquecinas en forma de columnas. Desde esa sala, y tras trepar por una colada, se accedía a otra pequeña sala con una chimenea de unos 4 metros que ya no tenía continuidad.

Ha pasado ya más de un año desde que Curro Mesa, de Hornachuelos, nos enseñara esta preciosa cavidad, y han sido necesarias 8 visitas a la misma para explorarla y topografiarla completamente, en las que han partiicipado:

  • Francisco Jiménez Perales «Curro» (Hornachuelos)
  • Julio Guijarro, Francisco Ruiz-Ruano, Juan Antonio Moraina, Rafa Bermúdez, Francisco López Luna, Carlos Rodríguez y Abén Aljama Martínez (G40)
  • Antonio Expósito (Club de Montaña Rumbo Norte)

El resultado final de este trabajo ha concluido con más de 400 metros de desarrollo topografiados, siendo la segunda cavidad más grande de la Sierra Morena Cordobesa, sólo superada hasta el momento por la Cueva de Piquín. También es, a mi parecer, la más bonita en formaciones (con permiso de Covalinda).