Hasta finales de 2016, la Cueva de Piquín (localizada en el término municipal de Córdoba) presumía de liderar el ranking de cavidades de Sierra Morena Cordobesa en cuanto a desarrollo, con 502 metros tras la topografía realizada en 2011 por el Grupo Espeleológico G40, además de ser la más profunda de dicha comarca con -51 metros.

Pero el 28 de Diciembre de 2016 miembros del C.D. Ambassar encontraron una segunda boca de entrada a la Cueva del Guadalora (Hornachuelos), que tras la topografía realizada conjuntamente con este grupo y el Grupo Espeleológico G40, daba un resultado de desarrollo topografiado de 541 metros, «arrebatando» el primer puesto a la Cueva de Piquín, tal y como contamos en este artículo.

Sin embargo, el destino es caprichoso, y de nuevo con estos dos grupos espeleológicos como protagonistas, en 2017 se encontró una cavidad cercana a la Cueva de Piquín (gracias a las indicaciones de Isidoro Pérez, antiguo miembro del G.E.S.A.C.), que se consiguió conectar con la Cueva de Piquín, volviendo a dejar a esta cueva cordobesa como la de mayor desarrollo, con 605 metros.

Cabe destacar, eso sí, que mientras muchas de las galerías de la Cueva de Piquín son artificiales, la Cueva del Guadalora se trata de una cavidad natural al 100%.

Es por ello que hemos querido recopilar toda la información histórica posible sobre la Cueva de Piquín y las exploraciones de los grupos espeleológicos cordobeses durante el pasado siglo, que junto al estudio de las nuevas galerías y la nueva topografía verán la luz en un completo artículo que se publicará en las próximas semanas en la revista Gota a Gota.

La Cueva de Piquín

Juan Antonio Moriana (G40) desobstruyendo el paso que daba paso a las nuevas galerías

La Cueva de Piquín

José Cano (CD Ambassar) trepando por las nuevas galerías hacia el paso que comunicaba con la Cueva de Piquín 

La Cueva de Piquín

Abén Aljama (G40) explorando y topografiando las nuevas galerías de la Cueva de Piquín