El Grupo Espeleológico G40 ha publicado el artículo «Tras las huellas de la espeleología cordobesa: las cuevas de la Palomera y el Puente de Hierro sobre el Arroyo Pedroche (Córdoba). SECCIÓN EXPLORACIONES», a cargo de sus miembros Abén Aljama Martínez y Rafael Bermúdez Cano.

En la década de los 60 del pasado siglo, los pioneros espeleólogos cordobeses hacían prácticas de rapel y progresión
vertical en el Puente de Hierro sobre el arroyo Pedroche, aprovechando la proximidad del lugar con la ciudad y los más de 30 m de altura de sus pilares.

La geología del entorno (profuso en calizas) da lugar a la existencia de cavidades que si bien no tienen una gran entidad o relevancia, sirvieron en su día para que estos jóvenes exploradores se iniciaran en la práctica de la espeleología desde el punto de vista científico, realizando desde estudios bioespeleológicos hasta croquis topográficos.